rss
(55) 53 43 88 73

Intérpretes Profesionales y el Sismo del 19 de Septiembre de 2017

El medio día del 19 de septiembre, como sucedió hace 32 años, la Ciudad de México, y otros estados de México, fueron sacudidos por un fuerte sismo. A muchos intérpretes profesionales, como a un gran número de habitantes y visitantes de estos sitios, el sismo nos sorprendió trabajando en hoteles, salas de capacitación, en el campo o en empresas. A muchos nos sorprendió fuera de casa o de la ciudad, como a miles de personas más.

Como muchos otros, después de la sacudida inicial, nuestro gremio se puso a las órdenes de la comunidad y de los expertos internacionales que llegarían a nuestro país para cooperar en los esfuerzos de rescate.

Ser intérpretes profesionales que colaboran en una situación de desastre implica el conocimiento de prácticas específicas que el gremio ha recopilado a nivel internacional en distintos entornos de desastre y zonas de conflicto. Algunos colegas intérpretes conocen estas prácticas, pero al igual que los demás, los intérpretes profesionales lo que buscábamos era ayudar.

En los noticieros y redes sociales se publicó un anuncio del Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias, A.C. ofreciendo ayuda, y muchos colegas no colegiados se sumaron al esfuerzo.

En algunos sitios sí se recibió la ayuda. Sin embargo, en otros el esfuerzo involucró a “expertos bilingües”, es decir, gente que tiene buen dominio de una lengua extranjera y de un área técnica particular pero que no son intérpretes profesionales, o se recurrió a quien estaba a la mano. Por ello, los intérpretes profesionales no pudimos hacer lo que mejor hacemos, tender puentes de comunicación porque no nos lo permitieron, nos hicieron a un lado. Esto provocó frustración inicial, y si bien no podíamos fungir como intérpretes, sí pudimos participar en centros de acopio, apoyando a colegas que sufrieron daños en su propiedad; y como el resto de la ciudadanía, tendiendo una mano en todo lo que pudimos.

Si lo vemos en retrospectiva, los intérpretes profesionales, y la sociedad, tenemos mucho que aprender. En lo que respecta a nosotros, es importante reforzar la capacitación y herramientas con las que contamos para apoyo en situaciones de desastre. Para la población y autoridades, es importante echar mano de quien sabe hacer mejor las cosas, porque así como dejaron al frente del rescate a los rescatistas entrenados, los intérpretes profesionales somos una excelente opción en quién apoyarse.

Por lo pronto, los intérpretes estamos emprendiendo algunas acciones para conocer mejor este tema. Esperamos haber puesto un granito de arena, como muchos lo hicieron, y esperamos poder hacer mucho más en el futuro.