whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

Cuidado con los falsos amigos ¡llame a un traductor profesional!

Quizás, tener cuidado con los préstamos y con los malos amigos figure entre sus propósitos de año nuevo. Pues bien, en esta entrega no hablaremos de la buena administración financiera o de las malas compañías, sino de algo mejor, de palabras. ¡Y qué bien que un traductor profesional puede ayudarle con ambas cosas!

En estos tiempos en los que la comunicación fluye con tanta facilidad es común que una lengua adopte palabras de otra. Algunas de esas palabras se llaman “préstamos”.

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia, un préstamo es un “elemento, generalmente léxico, que una lengua toma de otra”, así como un préstamo bancario donde una persona recibe recursos de una institución financiera, ¡solo que en este caso no hay intereses de por medio!

Para un traductor profesional los préstamos son, de por sí, un gran reto porque con la velocidad de surgimiento de nuevas palabras, o conceptos, que comienzan a usarse en distintas disciplinas, es necesario que nuestros colegas traductores estén siempre atentos.  Sin embargo, antes de hablar de los retos para un traductor, es importante decir que todos los hablantes nos encontramos frecuentemente con palabras en alguna lengua extranjera que, casi sin darnos cuenta, empezamos a incorporar a nuestra vida cotidiana, es decir, algunas lenguas nos “prestan” palabras para expresarnos cotidianamente.

Es posible que la palabra “prestada” se quede tal cual en su lengua o es posible, también, que se naturalice, es decir que se ajuste morfológica y fonológicamente a la lengua de llegada (en este caso, el español), tal es el caso de palabras como yogur, champú, escáner o formatear.

¿Dónde se topan el traductor profesional y el hablante con los préstamos?

Los préstamos están en muchas partes. Por ejemplo, en el caso de la tecnología parece evidente que palabras como post, web o keyword sean préstamos. ¿Por qué? Porque las usamos así, sin ajustarlas o traducirlas.  Si bien los expertos dicen que debemos evitar los préstamos cuando haya una palabra que exprese lo mismo en nuestra lengua, E. Lorenzo, uno de estos expertos, dice que “hay que tratar de aprovecharlos sin merma de la propia identidad”, pero reconociendo su existencia. Esta postura me parece mesurada, aunque es cierto que muchas personas usan los préstamos como una manera de estar a la moda, sonar interesantes, porque están en una determinada industria que así se expresa, o, a veces, por pereza de averiguar si existe una traducción en la propia lengua. Por ejemplo, no tiene caso decir “¡Vamos a la party!”, pero los jóvenes consideran que esta forma de expresión les hace parecer más interesantes que un simple ¡Vamos a la fiesta! Otro ejemplo es el uso de palabras como like, post, followers, influencers, engagement, software o insights, por mencionar algunas que como traductores profesionales podemos toparnos en un solo párrafo de temas relacionados con marketing digital. En ese caso, los profesionales y usuarios de este campo se han acostumbrado a esas palabras (y los demás hablantes, por extensión), y poco a poco dejan de explorar opciones en español o consideran que no hay palabras que en nuestra lengua expresen las mismas ideas, tal es el caso típico del engagement en el marketing digital.

Si bien los préstamos están muy presentes en temas de tecnología, hay otros campos en donde un traductor profesional puede encontrarse con ellos como ocurre en temas deportivos donde se habla de match, football, off-side, round, coach, o aspectos de la vida cotidiana como lo son hobby, boom, self-service, container, traveller’s checks o shuttle.

¿Qué puede hacer un traductor profesional ante este reto?

Una de las cosas que puede hacer es pensar en la industria para la que está trabajando, hablar con el cliente y explorar opciones en la literatura existente. Eso me sucedió recientemente como traductora con el término inbound marketing para el cual se puede usar marketing de atracción, pero que mi cliente no usaba. ¿Qué hice? Tocar base con él, incorporar la traducción entre paréntesis en la primera aparición y usar el término inglés en cursivas, de manera que no falté a la premisa de buscar el término en español, pero me ajusté a mis lectores y al uso que mi cliente da al término. ¿Eso es lo que harían otros traductores profesionales? Ciertamente hay distintas formas de abordar este tipo de retos pero seguramente muchos harían lo mismo.

¿Qué podemos hacer los hablantes?

Creo que no podemos decir a los hablantes de una lengua qué hacer a rajatabla pero yo siempre pugno por usar la opción que tengamos en nuestra lengua, si la hay, tal es el caso de la party, o de seguidores, teclado, contenedor, cheques de viajero, pasatiempo o transporte en los ejemplos antes mencionados. ¿Qué hacemos con software? Pues usamos software y no pasa nada pero sin duda un traductor profesional debe hacer su trabajo de investigación, ¡ni hablar!

¿Y cómo puede un traductor profesional librarnos de los falsos amigos?

Un traductor profesional no puede librarnos de los falsos amigos si nos referimos a seres humanos que no nos son leales, que hablan a nuestras espaldas o se aprovechan de nosotros; sin embargo, si consideramos que un falso amigo no es un fake friend como nos dice Google (si tecleamos falso amigo), sino un false cognate, o false friend, entonces el traductor profesional sí puede ayudarnos. De acuerdo con Fudéu BBVA, un falso amigo es un “vocablo extranjero que se asemeja a una palabra del idioma del hablante, pero que tiene un significado distinto”.

Si bien este fenómeno puede darse entre distintas lenguas con el español, tal es el caso del francés, del italiano o del portugués, para fines de esta entrega hablaremos del inglés y del reto que estos amigos representan para los hablantes y para el traductor, porque pueden confundirnos y hasta meternos problemas.

Antes de compartir una breve lista de falsos amigos, es importante comentar que es posible que los hablantes (sobre todo estudiantes principiantes) de una lengua extranjera caigamos en la trampa de esos falsos amigos al momento de hablar o escribir, pero un traductor profesional debe tener mucho cuidado en caer en esta trampa puesto que la calidad de todo su trabajo puede quedar en entredicho por uno de esos errores. ¡Sí, errores!  Ahora bien, en el caso de los hablantes podemos meternos en aprietos, claro, y la seriedad del aprieto dependerá del entorno en que nos encontremos. No es lo mismo que un hablante caiga en un falso amigo cuando está como turista y es claramente un no hablante de la lengua del lugar donde se encuentra que un hombre de negocios o un diplomático que se equivoca con un falso amigo durante una negociación. Algunos falsos amigos clásicos son, por ejemplo:

  • Exit no es “éxito” sino ‘salida’
  • Grass no es “grasa” sino ‘hierba’
  • Notice no es “noticias” sino ‘aviso, advertencia’
  • Parents no es “parientes” sin o ‘padres’
  • Policy no es “policía” sino ‘política’
  • Lecture no es “lectura” sino “conferencia, sermón’
  • Realice no es “realizar” sino ‘darse cuenta, comprender’
  • Actual no es “actual” sino ‘efectivo, real, de verdad’
  • Actually no es “actualmente” sino ‘en realidad’
  • Qualification en deportes no es ‘calificación’ sino ‘clasificación’
  • Severe no es “severo” sino ‘grave’ en el caso de una lesión

Y la lista en muy larga.

Si tomamos en cuenta la complejidad de los falsos amigos, ¿cómo puede un traductor profesional librarnos de ellos?  Muy fácil, la forma en que este profesional nos libra de los malos amigos es haciendo bien su trabajo de investigación de terminología y fomentando un  mayor conocimiento de sus lenguas de trabajo, así de sencillo. Por ello, también es buena oportunidad para hacer énfasis en la importancia de recurrir a un traductor profesional, para evitar caer en las garras de un falso amigo que nos haga sufrir, meternos en aprietos o perder un negocio. ¡Feliz semana!

https://cvc.cervantes.es/lengua/iulmyt/pdf/encuentros_v/77_alba.pdf
https://cvc.cervantes.es/lengua/iulmyt/pdf/palabra_vertida/24_postigo_chamizo.pdf
https://www.fundeu.es/noticia/de-otros-idiomas-4451/
http://aberracionesespanglish.blogspot.com/2011/02/los-falsos-amigos.html


Compartir
Mostrar
Ocultar