whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

El traductor profesional y las tensiones del confinamiento

¿Quién piensa que está más presionado por el confinamiento, el que trabaja desde casa (como el traductor profesional)? ¿Los padres con sus hijos, los hijos con sus padres; los abuelos sin visitas o los adolescentes sin sus amigos? ¿Quiénes no han podido quedarse? ¿Los que no reciben un salario o no tienen empleo?

Quizás la respuesta es: todos los anteriores, aunque cada uno a su manera, en mayor o menor medida. En efecto, recientemente escuchaba un podcast llamado Se regalan dudas que aborda distintos temas sobre bienestar personal. En esa edición, un experto hablaba de algunas presiones a las que estamos expuestos en estos tiempos de confinamiento; ya en dos entregas previas hemos mencionado la incertidumbre y la dieta informativa, que él mencionó, pero esos no son los únicos orígenes de tensión en el confinamiento. Como traductor profesional estoy expuesto a algunas peculiaridades de mi profesión, como ocurre con cada persona; de igual forma, estoy expuesto a circunstancias personales y familiares específicas. Sin embargo, es un hecho que todos compartimos la inquietud de no saber, en primer lugar, cuándo podremos salir.

¿Cuándo saldremos? Es la pregunta del millón, sin duda, porque de ahí se desprende mucho. Cuando nos dijeron que saldríamos a mediados de abril, muchos pensamos que esos días en casa serían una buena oportunidad para guardarnos del tráfico o de las presiones del trabajo habitual.

La nueva realidad

Como traductor profesional, pensé que podría organizar mil libros y mis glosarios; luego creí, como muchos, que arreglaría mis cajones y reacomodaría mi guardarropa. Ya unos días después comencé a reorganizar mis finanzas y programar algunos cursos. ¡No fui el único! En una charla con colegas, una de ellas mencionaba que se había inscrito a cursos y webinarios de todo tipo hasta que se saturó. Como traductor e intérprete (el otro traductor profesional), también comencé, como muchos, a caer en cuenta de que nadie saldría como entró. Recientemente, el papa Francisco expresó «Nadie saldrá como entró, unos saldrán mejor, otros peor, pero nadie igual», y tiene razón.

No es lo mismo estar en casa por gusto que estar forzado a estar ahí; sin embargo, eso no se los tengo que decir. Por ello, para pensar más en positivo hablemos de algunos recursos que he descubierto. No sé si a usted le ha ocurrido, pero yo he hablado más frecuentemente con algunas personas con las que no hablo como resultado de la urgencia diaria; hemos tomado una taza de café o una copa de vino a la semana y nos hemos puesto al día. Como traductor profesional suelo sentarme horas frente a mi computadora, pero ahora me he dado el tiempo de salir a regar mis plantas en parte como terapia ocupacional, y en medio esa labor doméstica he descubierto a mi vecina por encima de la barda. Solíamos saludarnos y nada más; desde que comenzamos a saludarnos diariamente, hemos compartido más sobre nuestra vida personal nos hemos ayudado en pequeñas labores. Estos dos ejemplos me refieren a la capacidad de adaptación y al sentido de comunidad, aspectos que mencionó el experto del podcast que mencioné al inicio. En efecto, estos dos ejemplos tan sencillos me remiten a algo bueno.

La importancia de actualizarse

Por otra parte, he podido discriminar mis fuentes de información. Como ocurrió con mi colega, yo también me saturé de cursos. ¡Se me presentaba la oportunidad de ser mejor en mi profesión y la aproveché; me lancé de cabeza en busca del mejor traductor profesional que hay en mí! Ya que una parte de ese mejor traductor debe estar informado, me armé un combo de información por todos lados. Sin duda aprendí sobre glosarios y bases terminológicas; me informé sobre las herramientas y plataformas de interpretación a distancia (IaD) que hay y adquirí un poco más de información sobre los posibles riesgos y ventajas de esa actividad. Incluso, aprendí un poco más sobre mi español de México además de algunos insultos y refranes que representan un reto en mi actividad como traductor profesional.

Hoy, tres meses después, he podido discriminar mejor entre lo que me interesa saber y lo que no; he podido cuidar mi dieta informativa un poco mejor, como mencionamos en una publicación anterior, y me he dado cuenta de que no pasa nada si no estoy pendiente de las redes sociales en todo momento. Si selecciono los cursos y las fuentes de información de mejor manera puedo bajar el nivel de presión que comenzaba a generarme un horario todavía más demandante que el previo a la pandemia. He elegido una o dos fuentes de noticias para mantenerme informado, que no saturado, y ya no me inscribo a todo.

https://www.guzmandibella.com.mx/contacto/

El lado bueno de la situación

Si lo vemos en perspectiva quedarnos en casa no ha sido tan malo. El nivel de desaseo en algunas medidas gubernamentales y la ignorancia de grandes sectores de la población han hecho que la curva en México siga al alza, tanto en contagios como en fallecimientos; con ello, quedarnos en casa no es el peor de los escenarios. ¿Acaso los trabajadores de la salud o los empleados bancarios que han tenido que seguir laborando no quisieran guardarse por unos días? Cuando lo veo así, tanto el traductor profesional, como la maestra o el empleado de empresa, están cuando menos en un entorno más controlado. No quiero decir con esto que no haya presiones inherentes al ingreso y al futuro laboral, de ninguna manera. Muchos no sabemos qué tan bien librados saldremos de esto.

En efecto, la emergencia sanitaria está traslapándose con la crisis económica y es por esa razón, más que por el simple hecho de estar en casa, que a muchos nos urge salir. De acuerdo con muchos miembros del gremio, en el caso de la interpretación de conferencias (desde donde nos habla el otro traductor profesional, el intérprete) el panorama no luce fácil.

A inicios de la pandemia, el subsecretario de salud Hugo López Gatell dijo que los eventos se postergarían unas cuantas semanas; después comenzó a hablarse de cancelación de eventos y vuelos; cierres de hoteles, restaurantes y todo tipo de establecimientos no esenciales que en muchos casos sirven al turismo de reuniones.

Tiempo de renovarse

De acuerdo con un artículo de Forbes escrito por Sheila Sánchez del 7 de mayo, la industria de reuniones está explorando formas de reinventarse y volver a la actividad. Si bien esa industria fue una de las primeras en cerrar y será una de las últimas en abrir, la industria estará apostando por los esquemas híbridos (mitad presencial mitad a distancia); para no perder audiencia, los organizadores de los grandes eventos han buscado mantener el contacto con su audiencia por webinarios y actividades en línea. Algunos colegas intérpretes han trabajado bastante ya en IaD, pero el grueso del gremio encontrará un mercado distinto al de marzo del 2020. A manera de ejemplo, Sánchez menciona la cancelación del evento Talent Land que se celebra en Jalisco cada año. La siguiente cita publicada por xataca.com.mx es un ejemplo de lo que está ocurriendo Talent Land y muchos eventos presenciales:

En marzo les contamos cómo Talent Land 2020 no se realizó en abril por motivos del coronavirus y su nueva fecha apuntaba para finales de junio. Ahora, los organizadores confirmaron que el evento no se podrá realizar en este año y se reprogramó para la semana del 5 al 9 de abril de 2021 en Expo Guadalajara.

Además, y como refuerzo a lo que comentamos más arriba en cuanto a la relación con los participantes:

La empresa señaló que seguirán creando eventos 100% en línea gratuitos por medio de Talent Land @Home…

Otro ejemplo es el Tianguis Turístico, que se iba a llevar a cabo en Mérida, Yucatán en marzo y que se ha reprogramado para marzo de 2021. Y podríamos seguir.

A reserva de seguir con ese tema, hoy comenzamos esta entrega hablando de cómo es que el traductor profesional y gran parte de la sociedad está experimentando presiones por el confinamiento, pero también dimos un toque positivo hablando de la adaptación y el sentido de comunidad. Para cerrar, abrimos boca para seguir con las perspectivas de los eventos a distancia y presenciales. Por ahora, los dejaré con una frase del entrañable personaje Samwise Gamgee de la saga del Señor de los Anillos, quien dijo «Solo atravesando la noche se llega a la mañana». Sigamos atravesando la noche y el sol saldrá, sin duda.   

Fuentes:

https://www.forbes.com.mx/negocios-industria-de-reuniones-del-futuro/https://www.xataka.com.mx/otros-1/oficial-no-habra-talent-land-2020-festival-se-pospone-abril-2021https://www.animalpolitico.com/2020/03/cancelar-eventos-coronavirus-mexico-salud/

https://www.xataka.com.mx/otros-1/oficial-no-habra-talent-land-2020-festival-se-pospone-abril-2021

Compartir
Mostrar
Ocultar