whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

¿Qué es la interpretación a distancia?

¿Qué es la interpretación a distancia y quién se hace cargo?

La pandemia por la COVID-19 nos ha confrontado con grandes cambios en la manera de hacer negocios.

Los congresos, ferias y convenciones, el denominado turismo de reuniones, no ha sido excepción.

En respuesta al contexto, surge la interpretación a distancia como opción para este vibrante sector y sus participantes.

El sector del turismo de convenciones, que incluye no sólo los grandes eventos y ferias, sino cursos, seminarios y un sinfín de intercambios en todos los ámbitos

Ha sufrido, como muchos otros, durante el confinamiento, así como debido a las restricciones de viaje y de reuniones masivas.

Los participantes de este vibrante sector, incluyendo a las empresas de traducción y a los intérpretes, han sufrido los embates de estas limitaciones.

En su artículo titulado Covid Apaga a Industria de Exposiciones y Ferias en Expansión, Juan Tolentino Morales reportó:

 La industria de convenciones y reuniones ajustó al alza su previsión de pérdidas económicas por la pandemia, que dejaría una reducción del gasto de 10,267 millones de dólares (mdd) durante 2020, un ajuste 50% por encima de lo previsto en el primer semestre del año, cuando se proyectó una disminución de 6,836 mdd.

Estas proyecciones se deben a la prolongación de la pandemia, pero también a que todo parece indicar que tendremos que convivir con la COVID-19 hasta, cuando menos, finales del 2021.

Ante este panorama, los clientes, las empresas de traducción, y el sector de intérpretes, técnicos, traductores y prestadores de otros servicios, han migrado a la denominada «interpretación a distancia»

Una modalidad en donde ni los intérpretes ni los participantes están bajo el mismo techo, y que se apoya en la tecnología a través de distintas plataformas de conexión y prestación del servicio para cerrar las brechas de comunicación.

Como fue ocurriendo el cambio

La interpretación a distancia venía de algún tiempo atrás, sobre todo en otros países, sin embargo, en este 2020 se convirtió en México, como en el resto del mundo, en prácticamente la única opción para seguir con los eventos multilingües.

En la medida de lo posible, y evitar el colapso de la participación de los intérpretes, y sus servicios asociados, en el turismo de convenciones.

De igual manera, las empresas de traducción han recurrido a esta modalidad de interpretación a distancia puesto que, en algunos casos, sus clientes no pueden postergar los encuentros con sus clientes o colaboradores.

¿Qué ocurre con las juntas para tomar decisiones para el futuro de las empresas, con las juntas de consejo o proyecciones de negocios?

¿Cómo lidiar con las consultas médicas entre médicos y pacientes que no hablan el mismo idioma?

¿Se pueden detener los juicios y las relaciones de alto nivel gubernamental? No indefinidamente. 

Si bien de acuerdo con el Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (COMIR), el segmento de reuniones corporativas y de negocios, tendrá pérdidas enormes, la interpretación a distancia ha puesto un grano de arena para el sector.

Muchos profesionales de la interpretación se han certificado y preparado para trabajar con distintas plataformas de interpretación a distancia disponibles en el mercado.

Plataformas para la interpretación a distancia

Zoom con su módulo de interpretación hasta plataformas dedicadas de las que hablaremos en entregas posteriores, pasando por combinaciones de esas plataformas con Zoom, plataformas con línea telefónica, streamings de todo tipo, entre otras opciones.

Uno de los argumentos de los gobiernos es que los eventos son de gran aforo.

La COMIR ha hecho hincapié en que no todos los eventos son de grandes aforos, pues la «asistencia promedio a eventos corporativos es de 66 personas». Aun así, las medidas gubernamentales han castigado al sector.

A pesar de lo anterior, de acuerdo con Madeleine Cases Silverstone, «la interpretación a distancia (denominada ISR o en México conocida como ISaD) a generado dudas y desconfianza entre distintos colectivos».

¿Por qué? Porque para el intérprete, la modalidad de interpretación a distancia no aporta los matices de voz, lenguaje corporal o colaboración con sus colegas, además de un sinnúmero de posibilidades de que algo salga mal en el entorno digital.

No sólo eso, si bien en inglés la adopción del término RSI (Remote Simultaneous Interpreting) no tuvo dificultad, en español opciones fueron y vinieron hasta llegar a ISaD (Interpretación Simultánea a Distancia).

¿Qué incluye la interpretación a distancia?

Curiosamente, la interpretación a distancia no sólo incluye la simultánea, sino también el fraseo o la consecutiva, modalidades excluidas en la abreviatura ISad. Por ahora, se usa ISad para todas ellas.

Cases menciona que, a falta de trabajo, algunos intérpretes fueron víctimas de la voracidad de algunas empresas, que comenzaron a ofrecer tarifas ínfimas por sus servicios profesionales.

Y de aparentes beneficios de cursos de certificación para interpretación a distancia en distintas plataformas, en algunos casos incluso con la promesa de generación de trabajo.

De alguna manera, el gremio se vio sobrepasado, al menos temporalmente, quizás porque en un inicio parecía que la pandemia duraría unos cuantos meses y poco a poco el plazo se alargó.

Además, en un inicio, la idea de poder trabajar desde casa parecía ofrecer más beneficios.

Paso a paso, sin embargo, comenzaron a surgir dudas al respecto, no sólo en cuanto a lo mencionado antes sino en aspectos de salud laboral.

Como el choque acústico, la carga cognitiva excesiva, el trabajo en solitario y la presión de no contar con suficiente conocimiento técnico para elegir el mejor equipo para salvaguardar la salud, el buen desempeño, y lograr el mejor rendimiento desde el punto de vista técnico.

Hoy en día

A la fecha, un año después del inicio de la pandemia por COVID 19, no estamos seguros cuándo las aguas retomarán su nivel.

Trabajar en solitario en interpretación a distancia no ofrece las mismas condiciones laborales para el intérprete, como hemos dicho, pero también implica incertidumbre para el contratante y el cliente final.

Muchas veces, el cliente se siente seguro y en buenas manos cuando el intérprete cruza el umbral de la sala de conferencias. Ahora, no lo puede ver a los ojos y saber que ahí está, al fondo de la sala.

Hoy, el cliente, trata con una voz en la distancia y una imagen en pantalla, y aunque quizás cuente con apoyo de técnicos especializados, la seguridad de que el intérprete esté bajo su mismo techo ha quedado, por ahora, en espera.

Por su parte, en la interpretación a distancia, el intérprete no tiene la posibilidad de interactuar con el cliente y los oradores como antes, y carece del ambiente de trabajo colaborativo que ofrece la cabina de interpretación.

Como se enfrento al cambio

Las empresas de traducción, asociaciones profesionales y los intérpretes individuales han hecho frentes comunes para establecer condiciones y buenas prácticas en el entorno COVID con el propósito de ofrecer un servicio de calidad a sus clientes

A la vez salvaguardar su integridad física y profesional mientras la interpretación regresa a las salas o a entornos híbridos, con una parte presencial y otra a distancia.

Adicionalmente, es fundamental que tanto los clientes como los intérpretes comprendan que estamos en tiempos sin precedentes, pero que «esto también pasará».

Es decir, cuando los momentos críticos de la pandemia queden atrás, la interpretación a distancia se confrontará con su lugar en el mercado, porque el contacto personal o los contextos en que es necesario estar codo a codo con el cliente.

Como ocurre en entornos acompañantes, reclamarán su lugar; entonces, las empresas de traducción habrán de incorporar un servicio más, los intérpretes habrán adquirido un valor agregado y los clientes tendrán más opciones a su alcance.

Todo esto, viéndolo bajo una luz positiva, enriquecerá al turismo de reuniones de maneras que hubieran sido inimaginables sin la COVID.

La importancia de la interpretación a distancia

Para ir cerrando esta entrega, es importante mencionar la estatura profesional del intérprete en el entrono de la interpretación a distancia.

Es decir, en tiempos de crisis, es común que muchas personas con conocimientos de lenguas extranjeras vean en la traducción (y por extensión en la interpretación) una opción de trabajo.

Sin embargo, ser un intérprete profesional, como ocurre con un ingeniero, un contador o un abogado, demanda formación, experiencia y conocimiento, de los que alguien simplemente bilingüe carece.

Por ello, quien debe estar a cargo de la interpretación a distancia es el intérprete profesional, de la mano de la agencia de traducción, el contratante, el cliente, los técnicos, y todos los que conforman el equipo en un entorno de conferencias o de eventos de todo tipo.

¿Se puede encontrar ayuda para la interpretación a distancia?

Si usted requiere del apoyo de un lingüista profesional y está contemplando la posibilidad de un servicio de interpretación a distancia.

Pida a su proveedor del servicio que le comparta la experiencia del intérprete al que contrata, asegúrese de que está en manos profesionales puesto que tanto presencial como a distancia, usted merece la atención de un profesional.

Finalmente, si bien la interpretación a distancia llega para quedarse, estamos todavía en procesos de acomodo.

Podremos aprovechar las bondades de la tecnología sin dejar de lado el toque humano que todo servicio lingüístico debe aportar.

Los seres humanos tenemos la necesidad de comunicarnos y establecer relaciones de todo tipo; los intérpretes tienden puentes, y la interpretación a distancia ofrece nuevos materiales de construcción en beneficio de la comunicación en tiempos de pandemia y de frente al futuro.

¡Hasta la próxima entrega porque este tema da para más!

Compartir
Mostrar
Ocultar