whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

Traducción escrita, qué hemos dicho en casi 30 años.

¡Si veinte años no son nada… qué podemos decir de casi treinta! – 2ª Parte

Este pasado mes de febrero, Guzmán Dibella y Asociados, S.C. cumplió 29 años de estar en el mercado ayudando a nuestros clientes a eliminar barreras del idioma, con servicios profesionales de traducción escrita y traducción simultánea.

Ya en una primera entrega platicamos algunas anécdotas de cómo era la atención a los clientes en los ochenta porque gran parte de la interacción debía ser frente a frente a lo largo de todo el proceso de un servicio de traducción escrita o traducción simultánea.

Traducción Escrita

El proceso de un servicio de traducción escrita constaba de aproximadamente 10 pasos:

  1. El cliente llamaba por teléfono para solicitar un servicio de traducción escrita
  2. Se concertaba una cita para ver el material
  3. Se llevaba a cabo una reunión para ver el material y se hacía un conteo manual del contenido para poder cotizar
  4. De regreso en la oficina, se preparaba la cotización
  5. Se llevaba en físico la cotización para el servicio de traducción escrita
  6. Esperábamos respuesta
  7. Si la respuesta era positiva, recogíamos el material en la oficina del cliente
  8. Íbamos a entregar la traducción escrita y devolver el material original
  9. Llevábamos la factura a revisión (muy frecuentemente en horarios reducidos para la obtención de un contrarrecibo)
  10. Íbamos a recoger el cheque (también en horarios reducidos)

Cierre del servicio

Para un servicio de traducción simultánea casi siempre podíamos hablar con el cliente para entender sus necesidades, luego:

  1. Se preparaba la cotización
  2. Se llevaba la cotización a la oficina del cliente
  3. Esperábamos respuesta
  4. Si la respuesta era positiva, recogíamos el material de apoyo y una orden de trabajo con toda la información del servicio de traducción simultánea en la oficina del cliente
  5. Llevábamos la factura a revisión (muy frecuentemente en horarios reducidos para la obtención de un contrarrecibo)
  6. Íbamos a recoger el cheque (también en horarios reducidos)

Cierre del servicio

Traducción Escrita - GDA

Indudablemente los milenials que leen esto dirán, “¡Qué flojera!” Los que vivieron el mismo proceso seguramente estarán sonriendo.

El proceso de antes

El proceso de una traducción escrita era manual, con máquina eléctrica y para los ochenta, pero con máquina mecánica antes de entonces. La corrección era con corrector líquido o había que reteclear toda la hoja. La revisión de una traducción escrita era con uno o dos pares de ojos frescos, y en caso de ser necesario repetir algo, ¡se repetía completo! No importaba cuántas veces se repitiera texto en una traducción escrita, era necesario teclearlo cada vez. Si había imágenes o tablas, muchas veces las tablas se hacían a mano (¡con regla!), se hacía una indicación nada más del texto en una hoja limpia, o se sacaba una fotocopia, se sustituían los textos (¡con pegamento) y luego se pegaba en el espacio correspondiente en la hoja traducida. Y para integrar el texto, se sacaba una copia fotostática con la imagen o tabla integrada. ¡Eso era trabajo manual!

O sea:

Teclear, reteclear, pegar, fotocopiar… ¡Era un trabajo prácticamente artesanal!

En la siguiente entrega hablaremos de cuando empezamos a usar computadoras y del equipo alámbrico para traducción simultánea. ¡Hasta entonces!

Compartir
Mostrar
Ocultar