rss whatsapp
(55) 53 43 88 73
(55) 53 43 88 25

¿Y Dónde Quedó Cervantes? En Un Lugar De Madrid…

¿Y Dónde Quedó Cervantes?

Un dato interesante no sólo para mis amigos traductores, sino para los hablantes del español, es que en fecha reciente se ha hablado sobre la confirmación de que uno de los restos que descansan en la cripta del Convento de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso, en Madrid, son de Miguel de Cervantes Saavedra.

La noticia ha estado en los medios, con mayor o menor presencia, y seguramente más de un traductor ahora respira tranquilo sabiendo dónde quedó Cervantes. La realidad es que ya se sabía que estaba sepultado ahí, sencillamente con tecnología moderna se ha confirmado.

Sus restos reposan en Las Trinitarias junto con los de, al menos, catorce personas más.  La confirmación llegó un año y 120.000 euros después de iniciados los trabajos. Aunque se trate de un “revuelto de fragmentos” y en ausencia de ADN para confirmar definitivamente, “seis esquirlas óseas podrían ser los del genio literario”, expresó el reconocido antropólogo forense Francisco Etxeberria el pasado mes de marzo.

Para algunos la discusión gira en torno a qué tan importante es esta noticia para la cultura; para otros, el asunto no tiene mayor relevancia en cuanto a su obra. Sencillamente, dicen los segundos, debiera ser un recordatorio para todos (traductores incluidos) para recordar, retomar, releer, revalorar, desempolvar, consultar, o leer su obra por primera vez. De cualquier manera el Quijote sigue siendo el Quijote, eso no cambia.

¿Por qué ahí? De acuerdo con el Diario ABC (ABC.es) en su edición del 18 de marzo del 2015, “Cervantes estuvo cinco años y medio cautivo en Argel y fue rescatado por la Orden de los Trinitarios, que, en aquella época, tenía la misión fundamental de liberar a cautivos. Se piensa que, por agradecimiento a la Orden Trinitaria, decidió ser enterrado en el convento de las Trinitarias, que en el Madrid del siglo XVII era un convento modesto”, explicó el investigador Carlos Mata.

Se espera que con ese hallazgo “gente no interesada por Cervantes se acerque a su figura” e incremente la afluencia de turistas. ¡Ojalá entre esos turistas haya colegas traductores!

Las monjas Trinitarias son de clausura. Y si bien han estado muy atentas al proceso de científicos trabajando en sus instalaciones, si usted pasa frente a su convento, en el Barrio de las Letras, en Madrid, pareciera que detrás de esas paredes no pasa nada. Todo está en paz, puertas cerradas, silencio, aunque “ha sido la orden de las Trinitarias la que durante estos cuatro siglos se ha encargado de mantener la cadena de custodia y proteger los restos de Miguel de Cervantes y su mujer en el subsuelo del templo.”

El ABC en su portada dice “En un lugar de Madrid…”, ¡frase muy a propósito del hallazgo, de nuestra reflexión, y pretexto para invitar a nuestros colegas traductores a que se acerquen a Cervantes!

Barrio de las Letras (2)Barrio de las Letras (4)