whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

La Sublime Tradición del Regateo: La Traducción

Profesionales en la Traducción

Cuando trabajamos como Traductores independientes, el establecer nuestras tarifas suele ser una de las tareas más arduas, y uno de los puntos de frecuentes quejas de los clientes. Por alguna razón, la Traducción suele percibirse como un servicio cuyo costo debe negociarse, o una actividad que está apenas por encima del trabajo voluntario. Es posible que esto se deba a la idea extendida de “yo hablo perfecto inglés (francés, etc.)  y podría hacerlo pero no tengo tiempo”, “si hablas una lengua extranjera puedes Traducir”, “la palabra hablada o escrita debe ser barata”, “cualquiera puede Traducir”, y cosas por el estilo.

Hace poco un alumno Traductor me platicaba sobre un cliente que después de escuchar su cotización le dijo, “le ofrezco la mitad”. Y hace poco un cliente me dijo, “y por qué tanto, si no es tan complicado”, o a un colega le dijeron “por qué tan caro, ni que fuera qué…”

El consejo de hoy para nuestros amigos Traductores es: no lo tomen personal. El cliente suele pensar en voz alta.

La necesidad de ahorrarse “unos centavos” está en todo, y la Traducción no es excepción. Cierto es que solemos molestarnos por esto, pero  no lo tomemos personal. El cliente tiene ideas equivocadas o bolsillo estrecho, ése no es nuestro problema, o tal vez no tenga la menor idea; su concepto es con respecto a la Traducción o los Traductores en general, no con respecto a nosotros en lo personal.

El consejo de hoy para nuestros amigos contratantes de servicios de Traducción: aprecien el trabajo del Traductor, es un profesional como lo es un  médico o un contador, que se ha preparado. Si tienen duda de su competencia o se preguntan por qué cobra lo que cobra, pregúntele al traductor sobre lo que hace y cómo se ha preparado, y verán que es un prestador de servicios serio y profesional, como muchos otros.

Para nuestros colegas jóvenes, pregunten a los que han recorrido camino. Cultiven la dignidad de su profesión desde el principio.

De cualquier manera, si queremos que nos traten como profesionales, ¡comportémonos y preparémonos como profesionales!, seamos honestos con nuestro trabajo y nuestras tarifas, seamos transparentes sobre lo que nuestro servicio incluye, pongamos nuestro ofrecimiento por escrito (y busquemos autorización también por escrito), eduquemos al cliente y luego relajémonos. De cualquier manera, les aseguro que el que no quiere pagar por una traducción, sea cual sea su idea preconcebida, no lo hará (¡al menos con un profesional!).

Un artículo sobre el tema:  (Mas Información)

Compartir
Mostrar
Ocultar