whatsapp
Bandera de México (55) 53 43 88 73
Bandera de México (55) 53 43 88 25

Sobre La Antena del Traductor

La Antena del Traductor

Hace unos días me sucedió algo curioso: escuché a un comentarista en la radio decir “la acribillaron a balazos”. Como traductora, es común que de pronto me pregunte si es correcto lo que dice la gente y cómo lo dice.

Yo hubiera jurado que “acribillar a balazos” es un pleonasmo (que de acuerdo con el DRAE es “demasía o redundancia viciosa de palabras, como cuando decimos lo vi con mis propios ojos”). Entonces, fui al diccionario y sucede que el amable caballero de la radio estaba en lo correcto porque de acuerdo con el DRAE, acribillar significa “hacer muchas heridas o picaduras a una persona o animal”. Entonces, siguiendo esa lógica se puede acribillar a una persona a cuchilladas o a puñetazos (además de los balazos, ¡por si con los balazos no bastara!)

Entonces, cuando trabajamos como traductores (también los traductores simultáneos, como suelen llamarnos a los intérpretes) nos habituamos a traer la antena levantada, a identificar palabras, buscarlas, aprender conceptos y aplicarlos, en fin, aprendemos todo el tiempo. Y cómo no hacerlo si cada día suele ser un reto.

En conclusión…

Reflexionaba sobre lo anterior (y a raíz de la dama acribillada a balazos, que no a palos) porque el profesor de un curso de traducción que estoy tomando decía hace poco que para llamarnos “especialistas” en una materia tenemos que dominarla, y para ser traductores especialistas en algo, también. Desde ese punto de vista, los traductores somos curiosos, aprendemos rápido, acumulamos conocimiento de muchas cosas y en muchas fuentes, pero difícilmente seremos “especialistas”. Por eso, pensé, únicamente me queda aprender lo más que pueda de cada materia y luego poner ese conocimiento responsablemente al servicio de mi trabajo… creo que entonces difícilmente seré especialista, solo seré experimentada.

Y para terminar esta divagación diré, para dar paz mental a algunos lectores, que “hexagonal” y “exagonal” son ambos correctos, pero que es incorrecto decir “precaridad”, lo correcto es decir “precariedad”. Ahora, ¡pueden dormir tranquilos!

Compartir
Mostrar
Ocultar